Qué voy a ser, después de mis nuevas lecturas, de mis nuevos textos, y pensares. Si llegaste, y te posaste en el medio, te estiraste por todas partes, arrasando todo tejido. Y después de vos me miré con asco, con rabia, con pena; si reformulé cada cimiento, que comprendía a esta vida, para vernos totalmente... Leer más →

Anuncios

El pasillo del museo, Sofía.

Su fidelidad es también egoísmo, es andar diciéndole al mundo, que no sólo han encontrado, sino que han dado con lo mejor, y que no querrán, ni tampoco irán, a buscar algo más allá, de todo aquello. Entonces la fidelidad es una mentira, es un cuadro en un museo, protegido por vidrios densos, por los... Leer más →

Las calles que a nadie pertenecen.

 Hago un parate y pienso: que cuando camino por cualquier calle, sea ésta, calle mía, o sea aquella, calle tuya, o sean aquellas calles que a nadie pertenecen porque no tuvimos la chance de conocer a sus dueños, o a sus inocentes adjudicadores (si se me permite decir), y aunque divague un poco quiero aclarar... Leer más →

La trama, Sofía.

Mis tramas son muy tóxicas,  muy nocivas y yo vivo en mis tramas,  por ende me intoxico,  por ende también muero.  Todavía,  no sé bien cuál de los dos es,  vos me preguntaste si escribía todas estas cosas,  y el sillón está muy cómodo,   nosotros dos lo suficientemente perdidos,  en alcoholes baratos,  como para poder... Leer más →

Sobre viajar con vos.

Dejé de rezar cuando estabamos cerca, perdí algo de miedo, quizás. Y empecé a notar que tu dedicación para ciertas cosas (que no eran yo) era la correcta, o por lo menos, algo más correcta que la mía. Y que detenerse a contemplar la misma página de una enciclopedia una y mil veces, adornarla con... Leer más →

Sobre lo incierto de este amor, So.

Habremos contentado a todo aquello que tocamos, a todo lugar que nos sintió, a todo instante en el que fuimos; y habrá tanto privilegio en aquellos puntos de fortuna, en tan poco fuimos en verdad. ¿Y qué nos queda? Contentarnos en lo fuerte del pequeño segmento donde fuimos, ¿o morir? en donde podemos probar que... Leer más →

No le mientas al viento, para Sofía.

Hay aquitectos, So, pero son algo más sofisticados que los que estás acostumbrada a ver; - se movieron algunas rocas, tembló algo el piso, comenzaron a flotar y a formarse en vínculo, abrazadas una a las otras, y mientras Sofía lo observaba se terminó de construir el puente que ahora unía los extremos de ese... Leer más →

Es un secreto.

Una noche cualquiera perdida en el calendario una noche borracha descolocada en la que me digas al oído cuántas vidas quisieras pasar conmigo y riamos ingenuamente para atenuar el dolor creciente a la par de la sobriedad de saber que todo se desvanecerá en el día en la consciencia en el secreto a nosotros mismos

Hablando de la libertad.

Desplegabas libertades a cada paso que dabas, y yo, que tantas veces me jacté de andar caminando aquellas avenidas libres de tráficos, llenas de lugares dignos de visitar, no hice más que ahogarme tibiamente cuando di con tus oleajes, con tu mar bravo, con tus avenidas que tampoco tenían tráficos, pero a diferencia de los... Leer más →

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑