Una nota en otro tren.

Cómo hacerme cargo de aquella contraparte, de lo que no soy yo, desde el verte leyendo algo que nunca escribí y que desde ahora me recriminarás por todas partes. Ciertamente yo no lo escribí, yo no te diría ciertas cosas mientras me sigo recostando en el vagón, casi sin querer verte, ignorando tus movimientos, tus... Leer más →

Anuncios

El sinfín de la caverna.

Había grieta, había un hueco, había un túnel; habían todas y cada una de esas cosas que siempre quise evitar. Y de pronto me daba vuelta y observaba como viable a todos y cada uno de los lugares que me rodeaban, pero para qué estábamos acá sino para incomodarnos en lo incierto, y en vez... Leer más →

Divague de trenes por la noche.

Lo que no te cuento, pienso; y miró a las vías de reojo. De pronto, siento el susurro de una decena de personas, susurro homogéneo, susurro inentendible. Y pienso vagamente que quiero irme de vos, definitivamente, y que a su vez, no quiero estar en ninguna otra parte, no quiero estar en ninguna otra gente.... Leer más →

Una nota a Valeria

Con lo que costó quererte, cómo no te voy a querer así, de la única e inequívoca forma que intercala errores con estas magias (el error es una magia también). Con lo que costó ver más allá de las manos, de los guantes, de las varas y de los trucos; con lo que pesó la... Leer más →

Nota de Lucía a un amigo perdido.

Que te quiero, que lo siento, que no lo digo. No mucho, en verdad, y te vas perdiendo entre tejidos de cosas sin sentido que se adentran en tus neuronas, como un virus, como una semilla que porta ese virus y lo instala y lo hace crecer por dentro más allá del tiempo y lugar.... Leer más →

Capítulo errante, amnesia primera.

-Dame una razón, una sola, para no seguir pensándonos por sobre todos los pensamientos.-  A Sofía, capítulo naranja. Sofía en la mesa, miraba los textos, Sofía en la mesa siempre murmuraba no haber entendido jamás los titulares, y se reía, y dejaba corcovear esos pequeños hoyuelos de sus mejillas. Hubiese sido un insulto ceder así... Leer más →

Una historia que no pude contarte.

Pretender ser lo suficientemente sutil como para explayarle a una niña lo que sabía (creía) de la muerte, no hizo mucho más que denotar abruptamente toda mi ignorancia, mi mundanidad, mi insignificancia ante un mundo que estuvo, y va a estar, sin mí ni nada que tenga que ver alguna vez conmigo. Pretender ser lo... Leer más →

Un profeta cobarde.

Hablarás de viajes, de búsquedas, de un entremedio doloroso, y recalcarás constantemente un esfuerzo que no te es temporal (porque todos tuvimos que andar buscando alguna vez, y tememos recaer en eso). Sos un profeta, es cierto, te lo ganaste con el tiempo en medio de tanta búsqueda, sos un profeta, es verdad, y nadie... Leer más →

Nota perdida en Febrero.

Curame los miedos, pero no a los bajo camas, no a los sótanos, ni a la noche oscura. Quiero que me mezas en la calma, de que no puedan robarte; y no porque me pertenezcas, no porque yo pueda poseerte, que no te roben de mi adorar, de mis ojos, de mi cuidarte, y que... Leer más →

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑